FANDOM


Laman Damodred

Laman Damodred

Las Guerras de Sucesión de Cairhien son los conflictos armados vividos en el reino de Cairhien como producto de un vacío de poder y una lucha violenta entre las casas nobles de mayor influencia por hacerse con el Trono del Sol. Aunque los cairhieninos no son muy dados a hablar de este tema, se tiene constancia de cinco Guerras de Sucesión, de las cuales las dos más recientes han ocurrido en los últimos veinte años. Estas luchas internas no deben confundirse con las Sucesiones del vecino de Cairhien, Andor.

Antecedentes Editar

Cairhien fue fundado como producto de una alianza entre varias familias nobles a comienzos de la Guerra de los Cien Años, bajo el liderazgo consensuado de Lord Matraine Colmcille, coronado primer rey del naciente reino. Al contrario que otras naciones como Andor o Mayene donde su máximo dirigente debía acreditar ser descendiente del fundador, en Cairhien nunca han existido estas restricciones, lo que ha dado pie a que las casas nobles conspiren constantemente por alcanzar el Trono del Sol. El Daes Dae'mar o Juego de las Casas, máximo ejemplo de las intrigas y conjuras de la nobleza, proviene de Cairhien y no ha dejado de emplearse en sus mil años de historia.

El Daes Dae'mar ha sido el método preferido para alcanzar el Trono del Sol, pero no el único. Cuando alguna casa o alianza de casas ha adquirido un poder demasiado grande, es cierto que ha llegado a alcanzar el poder sin necesidad de derramamiento de sangre, pero en caso de que la facción encontrase otra con fuerza semejante siempre existía el riesgo de que sus fricciones desembocasen en una guerra civil. Aunque no se tienen mayores detalles sobre las tres primeras Guerras de Sucesión, se asume que ocurrieron debido a este hecho, a falta de mayores datos en las crónicas.

Cuarta Guerra de Sucesión Editar

En 965 NE, Laman Damodred fue coronado rey de Cairhien, aunque se desconoce si heredó la corona (su abuela Carewin fue reina) o lo obtuvo mediante el Juego de las Casas. Después de sufrir cierto desgaste en una guerra con Andor, escogió la vía diplomática y firmó una alianza con su vecino, logrando que su sobrino Taringail contrayese matrimonio con Tigraine, la hija de la reina Mordrellen Mantear. Con este acto Laman pretendía unir bajo un único cetro Andor y Cairhien y establecer así el más poderoso reino de las Tierras Occidentales desde la época de Artur Hawkwing. No obstante, sus ambiciosos planes se vinieron abajo tras la inexplicable desaparición de Tigraine y el posterior matrimonio de Taringail con la reina Morgase Trakand, una mujer que no estaba dispuesta a dejarse manipular y desde el primer momento marcó distancias con su marido y supo mantenerlo en un papel secundario.

Icono Cairhien.svg

Conscientes de que los planes de Laman habían fracasado, sus rivales aprovecharon la oportunidad para desafiarle y desgastar su posición. Al sentirse acosado, el monarca cairhienino decidió dar un golpe de efecto y ordenó talar Avendoraldera, el retoño de Avendesora que el pueblo Aiel regaló a Cairhien, con el fatuo propósito de fabricarse un nuevo trono más acorde con su grandeza. Este hecho desembocó en la Guerra de Aiel y en la Batalla de las Murallas Resplandecientes (978 NE), en la que Laman y sus hermanos murieron a manos de los Aiel. Nadamás concluir la guerra, quedó claro que Laman había sido el directo responsable de haber llevado a Cairhien a la ruina y al borde mismo de la destrucción. Las familias nobles se pusieron de acuerdo en que la Casa Damodred debía perder todos sus derechos sobre el Trono del Sol, y no dudaron en recurrir a las armas para conseguirlo, en la que sería conocida como Cuarta Guerra de Sucesión de Cairhien. Lo poco que se sabe de este conflicto es que fue sangriento pero relativamente breve y que, al final del mismo, Galldrian Riatin fue coronado rey. Durante los veinte años siguientes, la Casa Riatin pudo mantener el poder con relativa estabilidad, aunque en todo momento manteniendo un marcado antagonismo con la Casa Damodred, por entonces liderada por Lord Barthanes.

Quinta Guerra de Sucesión Editar

Pese a que Galldrian había ganado la anterior guerra y había conseguido ocupar el Trono del Sol, su gobierno no fue tan estable como debería haberlo sido, en gran medida por el lamentable estado en que Cairhien había quedado después de la Guerra de Aiel. Su principal oponente, Barthanes Damodred, aprovechó las décadas siguientes para recuperar gran parte del poder que su casa había perdido a la muerte de Laman, hasta el punto de que a mediados de 998 NE tanto él como Galldrian competían como iguales en el Daes Dae'mar. Irónicamente, ambos personajes murieron con apenas unas horas de diferencia víctimas del Juego de las Casas, pillando completamente por sorpresa a las Casas Damodred, Riatin y a la totalidad de la nobleza. Tras el estupor inicial, todas las casas con poder suficiente comenzaron a luchar entre sí y Cairhien se sumió en una guerra civil que es considerada la peor de las vividas en toda su historia. Con ninguna familia lo suficientemente fuerte como para ascender al trono pero muchas dispuestas a probar suerte, Cairhien se convirtió en un inmenso campo de batalla en el que la población moría de hambre por haber sido obligados la mayoría de granjeros a empuñar las armas y descuidar sus tierras.

La grave situación que atravesaba Cairhien fue remediada en parte por Rand al'Thor poco tiempo después de conquistar la Ciudadela de Tear en 999 NE y ser reconocido por prácticamente todo el mundo como el auténtico Dragón Renacido. Antes de partir al Yermo de Aiel Rand dio órdenes de que Tear enviase alimentos y otros suministros a Cairhien, por lo que cuando tomó el control del país éste ya se encontraba en una situación más favorable, pese a que los nobles no habían dejado de luchar entre sí. A las casas nobles rivales se les unió una amenaza aún peor en forma de una nueva invasión de los Aiel, concretamente el clan Shaido, que inició bajo el liderazgo de Couladin primero y de Sevanna después una serie de saqueos sobre el reino y el mismo asedio sobre la capital hasta que fueron rechazados por Rand. Éste se instaló en la ciudad de Cairhien y se aseguró de mantener bajo control la mayor parte del reino, pese a la amenaza Shaido y de los nobles que se rebelaron a él. Buscando en todo momento que regresara la paz a Cairhien y que el reino estuviera preparado para encarar unido la Última Batalla, el Dragón Renacido proclamó que mantendría el Trono del Sol hasta que Elayne Trakand pudiera hacer oficial su reclamación a él en virtud de su ascendencia, por ser la hija del fallecido Lord Taringail.

Dobraine

Dobraine Taborwin

Pese a que las luchas armadas entre los nobles por la sucesión al trono se detuvieron tan pronto como Rand se instaló en el Palacio del Sol, en privado las conspiraciones continuaron, en gran medida insufladas por conjuras apoyadas por Aes Sedai fieles a Elaida, que también fueron responsables de secuestrar al Dragón Renacido. Aunque sus seguidores pudieron dar alcance a las captoras y evitar que la situación se deteriorase aún más, parte del daño ya se había ocasionado y Lady Colavaere Saighan aprovechó la ausencia de Rand para autoproclamarse reina, después de asesinar a sus principales competidores, Lord Maringil y el Gran Señor Meilan. Mas el Dragón Renacido no tardó en regresar a Cairhien y deponer a Colavaere, quien se quitó la vida poco después para evitar su más absoluta caída en desgracia. En los días siguientes Rand reafirmó sus intenciones de que Elayne se sentara sobre el Trono del Sol y, curiosamente, cumpliera el sueño de Laman y gobernase a un mismo tiempo sobre Andor y Cairhien. En ausencia de ella, el Dragón Renacido nombró Administrador del reino a Lord Dobraine Taborwin, que siguió desempeñando con gran fidelidad su tarea aun después de sufrir un grave atentado contra su vida.

La oposición que pudiera obtener Elayne por parte de las casas nobles cairhieninas fue en parte suprimida por Rand después de que consiguiera ganar a su causa a buena parte de los rebeldes, incluyendo entre ellos a Lady Caraline, nueva Cabeza Insigne de la Casa Damodred. La Casa Riatin perdió a su líder, Lord Toram, cuando éste se dejó llevar por el odio hacia el Dragón Renacido, más su hermana Lady Ailil adoptó una postura más conciliadora al sustituirle como Cabeza Insigne y fue de las personas que apoyó expresamente la candidatura de Elayne. Ya en 1000 NE, apenas unas semanas antes de la Última Batalla, la joven había sido coronada reina de Andor tras una atribulada Sucesión y dio por fin término a la dispusta en Cairhien al acudir a la capital y hacer oficial su reclamación al Trono del Sol. Elayne fue oficialmente reconocida y aceptada por los nobles de Cairhien, por lo que el conflicto sucesorio puede darse por terminado. Esto no quiere decir que las costumbres hayan cambiado hasta tal punto en Cairhien como para que haya desaparecido el Juego de las Casas; de hecho, en la misma ceremonia en que Elayne reclamó sus derechos sobre Cairhien se desbarató un intento de asesinato. Este hecho no ha preocupado a la ya reina de Andor y de Cairhien, quien se considera lo suficientemente preparada como para hacer frente a los peligros de la política y del Daes Dae'mar.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.